miércoles, julio 29, 2009

¿Se puede estar informado sin diarios?

Este año Craigslits logrará ventas por US$100 millones y US$17 millones en utilidades. El éxito del sitio de clasificados, obviamente tiene la contraparte en los diarios, que ven descender sus ingresos por este ítem en un 15% promedio anual. Esta semana se reanudó el debate de lo que sucederá (ya se da como un hecho) el día que desaparezcan los diarios. ¿Quién fiscalizará al poder? ¿Qué pasará con el periodismo de investigación? ¿Qué pasará con los medios locales, que finalmente son los que reúnen a las pequeñas comunidades que apenas saben qué es Facebook y que significa Twitter?En definitiva ¿se puede estar igulamente informados sólo recurriendo a internet? The Economist acaba de publicar un artículo que muestra cómo la pérdida de 50 diarios locales en Gran Bretaña, ha obligado a los ciudadanos a organizarse, creando incluso folletos que alertan y organizan a la población y que recuerdan el origen de muchos de los grandes diarios en Europa y EE.UU. Es casi un hecho de que el periodismo no desaparecerá, que las plataformas digitales (más baratas, más eficientes, más ágiles, más colectivas) serán las únicas competidoras. Entonces, la duda será si ese periodismo que sobreviva logrará mantener lo bueno (que es mucho) de esta profesión, si la investigación será una prioridad en las nuevas organizaciones y si los nuevos medios tendrán la capacidad de cubrir también los altos estándares de información que exigirán algunas audiencias. Ya no vale la pena detallar los errores de la industria tradicional (ejercicio habitual de antiguos y nuevos críticos), más interesante parece conocer las fortalezas y debilidades del nuevo periodismo.

WHAT happens when a place loses its newspaper? Most of the 80 or so local papers that have closed in Britain since the beginning of last year were the second- or third-strongest publications in their markets. But the weekly Bedworth Echo, which published its last issue on July 10th, was the only paper dedicated to the town’s news. A small former mining settlement in the Midlands, Bedworth also lacks a radio station. Although it will still be covered by newspapers focused on its bigger neighbours, it is now a town without news.

It will not be the last. With a few exceptions (see article) local newspapers are declining quickly. Trinity Mirror, which owned the Echo, shut 27 local newspapers last year and has already closed 22 this year. The main reason more local papers have not collapsed, says Paul Zwillenberg of OC&C, a consultancy, is that they were cushioned by large operating margins. Many have gone from annual profits of up to 30% to negligible earnings. As they tip into loss, the trickle of closures is likely to become a torrent. Enders Analysis, a media consultancy, reckons a third to a half may go in the next five years.


An advertising slump has hit local newspapers much harder than national papers or other media (see chart). The growing reach of national brands like Rightmove and Auto Trader means that local papers have lost their grip on property and car advertising. Most painful has been the disappearance of job ads. Public-sector recruitment has shifted mostly to official websites in the past few years, and recession has eroded the rest. In July 1999 an edition of the Echo carried 17 pages of job advertisements. The final issue had one-fifth of one page.

2 Comentarios:

Blogger Osama dijo...

Ahora, el problema en sí no es la desaparición de los diarios. Si vemos la cantidad de diarios y medios que desinforman, más que informan, nos damos cuenta que no son cien por ciento necesarios para transmitir información. Sin decir con lo anterior que hay que cerrar esos medios, ni nada parecido, lo que es necesario es que generemos nuevas plataformas donde se vean protegidos medios independientes de información. Mientras Copesa y El Mercurio sean los que dominan el horizonte comunicacional escrito en Chile, mientras que medios de comunicación más "completos", más amplios y con un periodismo que invita a la reflexión e información se limita a cobrar altos precios (para mantenerse) o simplemente se queda, con suerte, en lo local, si no es que se vuelve un medio "underground" o algo por el estilo.
Ahora, referirze al torrente informativo que significa internet no solo asusta, sino que perfila un futuro mucho menos informado, por decir lo menos. Pero ese es otro tema.

11:53 a. m.  
Anonymous rafa lafuente dijo...

No creo que los medios escritos desaparezcan como tal. Me da la sensación de que se transformarán en diarios gratuitos complementarios a una buena plataforma web, donde se mantenga informada a la gente.

7:29 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal