sábado, junio 19, 2010

La TV y lo que se puede esperar de Google




El futuro de la TV es la TV... Hoy hay 1,1oo millones de hogares con TV en el mundo. Y todo indica que esta cifra seguirá creciendo. Sólo en EE.UU. (como muestra gráfico) el crecimiento ha sido sostenido. Pero esto no ha determinado un aumento de la sintonía de las TV abierta. De hecho, es todo lo contrario. Y la sangría es global. En EE.UU. los 20 programas más vistos durante la temporada 1979-80 marcaban 21,7 puntos. En cambio, entre 2009-10 apenas marcaron11,3 puntos. Pero esto no es nada. La audiencia de las cuatro cadenas más importantes de ese país ha disminuido desde 1994 en un 42%. Las cadenas tradicionales no sólo tiene grandes costos, sino que debe lidiar con el crecimiento del cable, de la TV satelital, de audiencias competitivas creado su propio material, de Internet y de la explosión de los smartphone. En el Mundial 2006, 60 millones de personas siguieron el torneo por celulares. Cifra que se triplicará en Sudáfrica 2010. La TV digital acentuará la pérdida. Pero lo interesante de este escenario es que los proveedores de contenidos pueden reorganizar su negocios y seguir compitiendo, algo que no nunca supieron hacer los diarios. Qué duda cabe que las pantallas se han multiplicado, por eso el negocio se hace cada vez más interesante. Por lo mismo, los proveedores ven con buenos ojos la irrupción de Google TV.



Google TV toma la delantera. A pesar de experimentos anteriores fracasados como TV Intel Viiv, Yahoo Connected Life y las cajas múltiples y los dispositivos de transmisión de Apple, todos los ojos están encima de Google TV. El camino lógico del buscador, luego que entrara a los celulares en 2007 vía Android (que suma 100 mil activaciones diarias). Las virtudes del proyecto está en la suma de otras compañías para dar la cobertura completa a todas las áreas del negocio, la experiencia de Chrome y Android, facilidad de acceso (la experiencia de navegación y búsqueda será simplificada), la APi será abierta para que los desarrolladores puedan crear aplicaciones y ponerlas a la venta en Google Market; y, quizás lo más importante, los proveedores amplían su negocio. Google conoce el negocio de la publicidad y con su versión TV aspira no sólo a recoger parte de los US$70 mil millones que hoy mueve la TV, sino que además quiere ampliar la cancha para nuevos avisadores, que gracias al buscador han aumentado en un 30%. A través de Youtube, el buscador ha conseguido la experiencia suficiente en el manejo de video digital (que este año aumentará un 48% su avisaje total), está avanzando en una búsqueda semántica y en un visor llamado "Lean Back", para poner vídeo en la web y listas de reproducción en la pantalla. Lo que algunos analistas temen es si Google verdaderamente mejorará la experiencia de los televidentes. Y la mirada está en el algoritmo. Por ejemplo, si quiero ver un capítulo de House y el buscador entregue un video casero de alguien jugando a "House", ese será un golpe muy fuerte a la confianza del sistema. O peor aún, para temas genéricos a cuál de los proveedores Google pondrá un mejor page rank. Y qué pasará con el resto. Será sólo un asunto de habilidad con el SEO. En fin, como sea, la llegada de Google a la TV sin duda es la primera etapa de algo mucho mayor y que finalmente pondrá un "pero" mayor en el sector editorial.




2 Comentarios:

Blogger @micronauta dijo...

Buen análisis.

Pero no estoy tan seguro acerca de que los proveedores de contenidos puedan tener una mejor oportunidad de los diarios. Son sólo momentos diferentes en la ley de Moore, o la ley aplicada a tecnologías distintas.

Así como todos pudimos tener un blog y esa plataforma es disruptiva para el negocio basado en el papel y su distribución, estamos acercándonos a un momento en que todos podemos tener un canal de TV, y -similarmente al caso del contenido periodístico- la distribución ya no está bajo el control de la empresa de contenidos.

Muchos usuarios estamos a punto de abandonar las plataformas de TV de pago porque nos aburre la inundación de avisaje, la calidad de los canales, etc., y las ofertas de pago de contenidos audiovisuales pagados son difíciles de usar, caras y en la mayor parte de los casos no están disponibles en todos los mercados. Esas ofertas además compiten con los nuevos emprendimientos y con todo el contenido que circula, legalmente o no.

Sin ir más lejos un botón: cada vez que veo alguna de las seriales gringas q me gusta ver mediante la TV de pago que tengo en casa, no sólo me impresiona estar pagando por algo que ya vi y que llega tarde, me impresiona que la calidad de lo que hay descargable es mucho mejor que trae el servicio legal. Y además sin publicidad.

Sospecho que la única oportunidad de las grandes empresas creadoras de contenido audiovisual es resignarse, vender publicidad incrustada a escala mundial y tratar de competir así. Todo lo demás es simplemente demorar lo inevitable.

Google TV posiblemente tendrá el mismo efecto que todas las demás entradas de Google en cualquier negocio, facilitar la desintermediación y hacer de cada mercado una cola más larga donde los pequeños pueden competir mejor -y en muchos casos ganar más- que los grandes.

1:45 p. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

La diferencia creo está en la experiencia del consumo. Si los pequeños proveedores logran crear contenidos para grandes pantallas, con una alta calidad técnica probablemente puedan competir por la publicidad mayor, que sólo en EE.UU es de US$70 mil millons y subiendo.

Estoy de acuerdo contigo, pero tanto Facebook como Google tienen claro que el modelo no debe dejar fuera el ingreso de nuevos competidores y que no debe haber barreras de entrada, pero la gran diferencias es que la curva de consumo en la Tv sigue para arriba, mientras la del sector editorial baja.

Claron, en España 2/3 de los programas nuevos caen y las utilidades de las señales abiertas no son buenas como antes, pero la plataforma de competencia no cambia. La gente quiere pagar por mejor TV y mejor calidad y lo quiere en una pantalla grande, no es un PC. La gente está acostumbrada a pagar por TV, otra diferencia con el presente del sector editorial.

Por eso te decía que puede haber diferencias, pero estoy de acuerdo contigo en que los proveedores tradicionales la tienen difícil.

Abrazo y gracias por comentario.

10:29 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal