viernes, noviembre 07, 2008

Obama, los medios y el Periodismo


Obama fue el candidato que más dinero gastó en su campaña en toda la historia de EE.UU. La web fue su centro de atención y el día de su elección, internet (junto a la TV) aprovecharon de sacar provecho a la imagen que ellos mismos crearon. Drudge Report, el sitio que puso en las cuerdas a Bill Clinton 10 años atrás (y que deambula por el amarillismo) duplicó el número de visitas del NYT durante la elección. El día de la elección CNN.com logró 12,8 millones de visitas únicas, el Washington Post 2,3 millones y Google News 3,2 millones. Obama encantó al mundo y a los estadounidenses. La locura por Obama fue tal que desde 1945 (con el paro de los repartidores) que la gente no hacía cola para comprar un diario, ejemplares que incluso se subastaron por Ebay. Más allá de la movilización mediática que logró Obama (en buena parte gracias al desastre que deja Bush), y que es digna de estudio, es impresionante como el candidato demócrata manejó la agenda de los medios a su gusto, incluso dejando fuera la médula periodismo, que es la duda. El "encanto" por el nuevo presidente de EE.UU. pondrá a los medios (que deberán enfrentar uno de los años más duros financieramente en 2009) a prueba en su capacidad por recoger los conflictos, los lados B y la obligación de diferenciarse de lo que encanta a la audiencia. El siguiente artículo es un perfil del New Yorker sobre Obama y está lejos de la complacencia que los medios regalaron al "fenómeno Obama".
One January afternoon at the University of South Carolina’s Children’s Center, in Columbia, Michelle Obama scrunched her five-eleven frame into a small white wooden rocking chair. The state’s Democratic primary, which her husband, Barack, needed badly to win, was in forty-eight hours. Obama picked up a picture book, flared her nostrils, and began sniffing noisily, in the manner of a bear foraging in the woods for dinner.

“Boom! Boom! Boom!” she read to a group of preschoolers. “The bear will tromp through the forest on his big hungry feet and”—sniff, sniff, sniff—“find that strawberry, no matter where it’s hidden.”

The kids burst into giggles. Obama picked up another book, from the “Olivia” series.
“I have Olivia in my four-year-old class!” one boy yelled.
“Is she a friend of yours?” Obama asked.
“Yes.”
“Is she a pig?”
Soon, the story was over. “Let’s see,” Obama said. “Maybe we have a special guest who will read to us.”

Etiquetas:

3 Comentarios:

Blogger tomasdinges dijo...

Seria interesante saber exactamente, lo que ud. refiere?

Podria dar algunos ejemplos de complacencia de los medios en cubrir a President elect Obama?

El articulo que ud. vincula es sobre la esposa, Michele Obama, no el candidato y luego, presidente.

4:41 p. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

Tomas

No te asustes,no soy reaccionario ni pro Republicano. De haber podido no me hubiera equivocado al votar Obama.

El punto es otro.

La complacencia es el contraste, el peril de Obama en el New Yorker (que evidentemente linkie mal, lo siento) a diferencia del que hizo hace un tiempo el New York Times, muestra un candidato que durante su carrera no ha logrado relaciones de lealtad importates y que muchos de los que fueron sus cercanos, ya no lo son. El artículo, que mostraba las virtudes indiscutibles de Obama, dejaba ver la poca confianza que generaba en sus cercanos.

Más allá de eso, hay temas evidentes que no son tema por estas latitudes y tampoco en parte de la prensa de EEUU. Por ejemplo, la posición de Obama frente al conflicto del Medio Oriente, considerando de antemano indivisible Jerusalem y con una posición frente a Irán, que poco se diferencia a la de Bush.

La Obamanía no es casualidad, ese el punto de mi post...en especial con las cifras que el candidato gastó en su campaña.

Todos temas discutibles, me podrás decir, pero finalmente este es un blog opinativo y, como tal, es absolutamente discutible.

Pero si no crees que la prensa en américa latina (al menos en Argentina y Chile) no ha sido complaciente, creo que estamos mirando medios diferentes.

Prometo los links reales para mañana, porque me equivoqué.

9:04 p. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

Tomás

Sólo para recalcar mi posición, ayer un amigo me contó que Saturday Night Life habían parodiado a los medios por su "delicadeza" para tratar a Obama.

Hay un libro (The boys on the bus) que muestra como la prensa (en ese momento un totem) golpeaba duro a McGovern mientras Richard Nixon era tratado con suma complacencia. El porqué? Nixon era el popular...al menos, eso dice el libro.

A

10:19 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal