lunes, junio 01, 2009

¿Es hora de abandonar el Periodismo?

edio Una discusión que ha pasado casi mencionarse, al menos en Chile, es el real valor de los periodistas hoy. Una discusión que no sólo enfrenta a los profesionales con las empresas del sector, también lo hace con los veteranos y la academia. El nuevo mundo trae costos y con ellos, responsables. Empresas cortoplacistas (mucho) que no vieron venir el cambio, periodistas más preocupados de su ego que de satisfacer a las audiencias y académicos protegiendo sus famélicos status y ofreciendo un mundo que no entienden (para colmo). El narcisismo que se le critica a los diarios, se mimetiza con el de los periodistas y ese es un hecho. Por otro lado, no son pocos lo que creen que esta profesión ha sido sobrevalorada. Robert Picard (economista de medios) dice que los periodistas debieran cobrar poco, porque crean poco valor económico (teoría, por supuesto, rebatible). Sin embargo, la pregunta real es si la información recuperará un valor económico, incluso en una red que la subsidia o regala. ¿Será el futuro menos incierto que el presente? La respuesta no la puede tener nadie, responsablemente. Ni siquiera Picard. Pero si no queremos abandonar el barco, la preocupación debe estar en formar periodistas que entiendan la industria, que reconozcan modelos de negocios, que no piensen subir una pirámide llena de editores para crear algo, que coman en la misma mesa que sus audiencias, que conozcan Drupal y Wordpress, pero mejor que eso, que entiendan modelos de contenidos. Antes que cambie el negocio deben cambiar los periodistas. La necesidad de la información (empaquetada o a granel) no ha dejado de crecer. Quizás debamos llamar periodismo a otras maneras de informar otros tipos de contenidos. Pero probablemente hace mucho que ya lo hacemos. El siguiente artículo es una columna de Jeff Jarvis sobre este tema.

Cuando decidí formar parte del mundo de la información tomé un voto de pobreza, o al menos lo hice asumiendo que nunca me haría millonario. Elegí no estudiar Derecho, y me fui a hacer Periodismo, y lo hice con pleno conocimiento de que nunca estaría bien remunerado. Falso.
Terminé estando muy bien pagado porque trabajé en prensa durante las últimas bocanadas de su centenaria burbuja monopolística, que irónicamente alcanzó su clímax al mismo tiempo que la efímera burbuja tecnológica.
Antes de 2001 los periódicos metropolitanos todavía ganaban decenas de millones de dólares con cada una de sus categorías de anuncios clasificados, además de ganar con la publicidad y con los ingresos por circulación. Las revistas todavía eran un súper negocio en el que valía la pena invertir decenas, incluso cientos o millones de dólares para lanzarlas al mercado. La televisión era todavía el medio estrella, en donde el denominado “talento” valía mucho dinero.

Los periodistas terminaron con una visión muy inflada de su propio valor. Había una burbuja, que acabó por estallar. Esa es la razón por la que ahora ladran con tanto ímpetu contra los vientos de cambio. El cambio no sólo les está dejando sin puestos de trabajo, sino que está haciendo desaparecer grandes puestos: que daban visibilidad, orgullo, bien pagados, seguros. Maldita sea, se está yendo al garete algo muy bueno.

5 Comentarios:

Blogger Gustavo dijo...

me gustó mucho cuando dijiste que al entrar al mundo de la información hiciste un voto con la pobreza. Por lo visto no fue así y creo que los que estudiamos periodismo no lo hacemos para ganar mal, por el contrario tenemos ideales y también sueños, aunque seré sincero: Estudio periodismo porque me gusta.
Excelente post...

1:29 p. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

Gustavo

Yo sólo escribí la introducción, el texto es de Jeff Jarvis. En todo caso, es obvio que a todos los que nos gusta esto, entramos por vocación (una buena parte, más bien), no para hacer dinero ser famosos.

Gracias
A

4:32 p. m.  
Anonymous Judith dijo...

Andrés,

Me quedo con lo siguiente de tu acertada introducción:

"Antes que cambie el negocio deben cambiar los periodistas. La necesidad de la información (empaquetada o a granel) no ha dejado de crecer. Quizás debamos llamar periodismo a otras maneras de informar otros tipos de contenidos."

Soy estudiante de periodismo en Buenos Aires y mi mayor miedo es no encontrar un lugar en el mundo de la información y, por ende, tener que trabajar de algo que no me interesa.

Pero creo que la clave, como bien decís, es que los periodistas debemos cambiar, adaptarnos y capacitarnos constantemente teniendo en cuenta las nuevas y variadas formas de transmitir información.

Creo en el valor del periodista y su importancia en la sociedad.

Te mando un saludo y te sigo leyendo.

9:32 a. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

Judith

Sólo pra darte un ejemplo. Siempre se habla de la sobreabundancia de periodistas (al menos en Chile, este es un tema), pero un amigo mío se demoró cinco meses en armar un equipo para un proyecto pequeño, pero interesante. Es decir, los periodistas (nuevos y viejos) no sobran realmente. Este es un trabajo-laburo apasionante, como pocos. La sustentabilidad dependerá de nosotros.

Gracias por escribir

10:27 a. m.  
Blogger El Otro Amarillo semanario dijo...

Andrés, lo del voto de pobreza es muy real y nuestro ego impide reconocer que, efectivamente, fuimos sobrevalorados hasta fines de la anterior década. También pertenezco a esa generación y estoy pagando derecho de piso, nuevamente y a estas alturas, por suponer que lo de las finanzas era para mentes menos cultivadas. Por eso, animo a los jóvenes periodistas a que sean más abiertos y menos egocéntricos.
Gracias por la provocación.
osman

11:07 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal