sábado, diciembre 12, 2009

Google no es el villano


Texto publicado en Revista Qué Pasa

Google es hoy un villano. La industria de los medios, que recién vivió el peor trimestre de su historia -sus ingresos hoy son los mismos de hace 30 años-, ha visto en el buscador el principal responsable de sus males. No sólo "les roba" los contenidos a través de Google News, sino que además tiene a la publicidad online por el suelo. Por supuesto, el villano es más un Robin Hood que un simple ladrón para parte importante de la comunidad que se beneficia de sus productos gratuitos. Sólo Chrome tiene 30 millones de usuarios. Éste es el mundo que despeja Ken Auletta en el libro Googled: The End of the World as We Know It. Sí, tal cual, como la canción de R.E.M.

Auletta es el periodista de medios del New Yorker y obviamente ha seguido de cerca la debacle financiera de los diarios y la gigantesca transformación provocada en la red por la compañía de Sergey Brin y Larry Page. "No seas malo" es el curioso lema que usó Google para abrir sus acciones en Wall Street. Según Auletta, es un compromiso que verdaderamente convence al par de jóvenes que creó el algoritmo que hoy concentra el 66% del mercado de los buscadores. Desde esa perspectiva, Google no nació para ser un villano. Todo lo contrario. Su filosofía es una vena que se vincula a los consumidores (¿audiencias?) con mayor fuerza incluso que Facebook y Apple. Pero también algo más: ellos saben que representan a la generación anarco-tecnológica, que odia a Microsoft y que usa el código libre como un arma sin municiones. Pero las tiene.

Internet se tomó sólo 10 años en llegar a más del 50% de la población en EE.UU., el teléfono 71 años y la electricidad 52, pero aunque Google no sea el único nombre de la revolución digital, sí es el apodo preferido. Google juega a ser el bueno, pero como toda empresa que se precie de tal, quiere dejar a otras fuera del camino. "Ellos hacen caso omiso de los supuestos de cómo funciona el mundo y la manera adecuada de hacer las cosas", dice el redactor del New Yorker. Un ejemplo de esto: los derechos de autor. Google News codifica 25 mil publicaciones diariamente y la digitalización de libros no pierde fuerza. A pesar de que negocia, no paga. ¿Cómo funciona su filosofía entonces? "Quieren digitalizar todos los libros, pero no leen ninguno", dice Auletta.

Los componentes idealistas les han traído popularidad a Brin y Page. La idea de desmantelar lo existente tiene que ver con la idea que ellos hacen todo mucho mejor. "No seas el mal", dice su lema. Pero Auletta advierte que son muchas las víctimas de la filosofía (o arrogancia) de Google y esto puede ponerlo muy pronto del lado de los villanos. Incluso, sin serlo.

3 Comentarios:

Blogger Z E I T G E I S T U P I D All in One dijo...

Es que para decir si algo es bueno o malo de un invento como Google, hay que identificar el punto de vista.

Personalmente veo que las intenciones de este semi-dios de la internet es hacer que sus usuarios se acostumbren a compartirlo todo, que el sentido de propiedad sea colectivo, no individual. Y eso molesta en un mundo que sigue siendo "egoísta" en cuanto a crear cosas. Es decir, Google le pide peras al olmo y ahí está el error.Por eso la rebeldía ante aceptar tantas condiciones, tantas restricciones.

Además, en ese ahínco por ser colectivo, parece dar la impresión de abarcar todo lo que sea posible.

Por lo tanto me parece precipitado hablar de "villanos". Y como dices, Google no es el villano.

12:40 a. m.  
Anonymous Jose Agustin Muñiz dijo...

Le vi una entrevista en C-Span a Auletta (no he leído el libro todavía) en que, según entendí, él había visto que estos dos chicos en realidad no querían hacer el mal, comparándolos con Windows y Bill Gates, sobre el que también escribió un libro, en el cual dijo claramente que su estrategia era hacer daño, destruir a los oponentes.

Google en cambio, según Auletta, cree de buena fe que hace el bien al digitalizar todo y ponerlo al alcance de cualquiera sin pago de por medio. Los derechos de autor serían, a juicio de Auletta, el punto ciego en el espejo retrovisor de Google

Saludos

5:58 p. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

Juan Agustín

Sí, lo que dice auletta es que elllos efectivamente creen en la filosofía que impulsan, pero que también saben que para que a una industria le vaya bien, debe sacar a otras del camino...en este caso, los diarios serían una parte de los afectados...lo que es cierto hasta por ahí no más.

Esto está recién empezando, Google apenas tiene 11 años. Veremos si siguen difendiendo su filosofía.

abrazo

A

12:11 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal