miércoles, octubre 31, 2007

El Periodismo que no queremos

La visita de Dan Gillmor, invitado por TVN, provocó reacciones esperadas: eufórico entusiasmo, terror al futuro y nuevas ideas para sumar su filosofía del periodismo ciudadano a los estantes del periodismo tradicional. El miedo es completamente natural. Según un estudio del Pew -que realizó entre mil líderes de opinión- los medios aparecen como la industria que mayores cambios sufrirá con el desarrollo de internet, seguida de la educación. Sin embargo, la euforia también debe tener márgenes. El llamado periodismo ciudadano (en su faceta de medio y no como colaborador) aún no lograr madurez ni rigurosidad mínima. Se pasea por temas locales, sin investigarlos y pocas veces ha logrado penetrar la agenda. Y entre los buenos reporteros ciudadanos se esconden los malos ciudadanos periodistas. Este artículo habla de uno de estos aventureros: Matt Drudge y su capacidad de seducir. Conocido (millonario después) por el escándalo de Clinton con la Lewinsky, Drudgereport se ha convertido con los años en un fetiche amargo, cuestionable y propio del periodismo que queremos dejar de lado. Un verdadero artista ("curador", según el artículo del NYT) para mover y manipular las noticias, su legado puede ensombrecer a los que ven en el periodismo de los no-profesionales un espacio ganado con justicia.

Drudgereport.artículo
As Senator Barack Obama prepared to give a major speech on Iraq one morning a few weeks ago, a flashing red-siren alert went up on the Drudge Report Web site. It read, “Queen of the Quarter: Hillary Crushes Obama in Surprise Fund-Raising Surge,” and, “$27 Million, Sources Tell Drudge Report.”

Within minutes, the Drudge site had injected Senator Hillary Rodham Clinton’s fund-raising success into the day’s political news on the Internet and cable television. It did not halt coverage of Mr. Obama’s speech or his criticism of her vote to authorize the war in 2002, but along the front lines of the campaign — the hourly, intensely fought effort to capture the news cycle or deny ownership of it to the other side — it was a telling assault.

Mrs. Clinton’s aides declined to discuss how the Drudge Report got access to her latest fund-raising figures nearly 20 minutes before the official announcement went to supporters. But it was a prime example of a development that has surprised much of the political world: Mrs. Clinton is learning to play nice with the Drudge Report and the powerful, elusive and conservative-leaning man behind it.

Etiquetas:

3 Comentarios:

Blogger Don Chere® dijo...

Oye Andrés,
Si bien conozco este caso quiero hacer un alcance sobre los miedos (infundados a mi juicio) que existen al rededor del PP.

He colaborado con OMNI y ahí un claro ejemplo de los verdaderos alcances que tiene el PP cuando se maneja con seriedad.
Ahora la particularidad de esto se da por un dato no menor...todas las personas que hacen de editores, controlan los artículos subidos, etc, son profesionales del área de prensa, y eso le da un valor agregado al producto, tal como a su vez valida la profesión y su permanencia como tal.

En contrapartida vemos el caso local de los diarios regionales de F.Flores, que si bien son alabables como iniciativa, dejan mucho que desear como praxis de un PP serio.

Acá salvo un editor que es periodista y que se empezó a aplicar recién el año pasado en el modelo de dichos diarios, no existe mayor rigurosidad en lo que la gente reportea y sube, por lo mismo se ve información repetida, parcializada (sobretodo cuandos e trata de cubrir a FF, algo que ocupa algo así como el 10% de la pauta de estos diarios), y muchas veces plagiada de otros sitios.

Cuídate.-

5:20 p. m.  
Blogger Eduardo Arriagada dijo...

Andrés, qué casualidad, en estos días puse un título casi igual al tuyo en mi blog, aunque referido a la TV. En el mismo aludo tangencialmente al tema. Una reflexión distinta: más que en el periodismo ciudadano creo mucho en la "inteligencia colectiva" del fenómeno "wiki" como posible aportador para el periodismo. Creo que el futuro de los medios pasa por la capacidad de incorporar la participación de sus lectores, creo que con la herramienta de lo "wiki" la gente aludida en un tema, los expertos de una materia, los transeúntes casuales podrán enriquecer la nota que salió editada asumiendo la máxima profesional de que "lo mejor es enemigo de lo bueno". Será un lío ético, se podrán dar conflictos complicados, pero solo afectará a aquellos que quieran ver las ediciones de los textos...

6:14 p. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

Creo que la "moda" del periodismo ciudadano dejará más huellas positivas que negativas. Hoy los periodistas de muchos países reportean a través de las redes sociales (el pentágono obligó a contralar lo que sus soldados en Irak publicaban en facebook) y muchos blog están publicando lo que muchos medios tradicionales se guardan.

Jaime tiene razón: no hay que temer. Hay que pensar que dentro de los cientos de ejemplos, hay algunos que son señales para los editores de que tienen que colaborar con las audiencias, sin vergûenza ni paternalismo.

En todo caso, sigue siendo frustrante la poca empatía de los editores y de los medios nacionales con sus audiencias. Eduardo tiene razón, pero el tema es que los medios chilenos siguen la "la moda" pensando en un modelo y no en un concepto racional de colaboración.

A

11:47 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal