miércoles, enero 02, 2008

Matar periodistas


En un hecho sin precedentes (por suerte) el Colegio de Periodistas de Chile comenzó un campaña -que para ellos es informativa- con el fin de entregar antecedentes que permitan a los postulantes a la carrera una elección correcta. Sin embargo, la información no sólo no existe ni se desmenuza con la valentía que esta acción exige, sino que además se juega con estadísticas globales para concluir mañosamente que uno de cada cinco egresados no tiene trabajo. Esta campaña del terror no tiene parangón (por suerte): no discrimina, no hay análisis cualitativos, no hay proyecciones sobre la situación internacional, no se mencionan estudios laborales realizados por algunas universidades y, peor aún, ni siquiera se habla del efecto (positivo o negativo) de internet. Es indudable que estamos frente a un momentos en que parte de las bases del periodismo se caen o están muy erosionadas y vale la pena destinar esfuerzo para saber cómo enfrentar el futuro. Pero eso es muy distinto a una campaña que desprestigia la profesión, a los que han decidido dedicarle esfuerzo y pasión y a los que esperan que la carrera que eligieron les dé la posibilidad de desarrollarse. Mientras el Colegio de Periodistas siga representando intereses políticos y equivocando el camino pavorasamente, como ahora, su representatividad seguirá cayendo. La Profesión debe reinventarse, pero encontrará un camino de salida incluso en sus peores momentos; en cambio el Colegio, si sigue por este camino (por suerte), no lo hará. La siguiente columna sobre el tema es de Cecilia García Huidobro, Decana de la Facultad de Comunicación y Letras de la UDP.

Por Cecilia García Huidobro
Como me gustan las crónicas de Jenaro Prieto, suelo releerlo a menudo. El otro día sin ir más lejos, tomé la precaria edición de su libro “Crónicas humorísticas” para revisitar algunas páginas, las que leo de ver calmadamente pues me hacen reír y reflexionar a la vez. Lo que no imaginé en esta oportunidad es que en vez de una lectura reposada, recibiría un golpe directo al mentón. Fue cuando me crucé con su artículo titulado “Periodismo dirigido”.

Así empieza:
“En Tontilandia hay un Colegio de Periodistas cuyo objetivo no es enseñarles a escribir, sino impedir que escriban los que ya aprendieron.
Una junta Calificadora, elegida por simple mayoría entre los representantes del gremio, resuelven también por simple mayoría quiénes pueden expresar sus opiniones por la prensa y quiénes no.
A los primeros les otorga un disco que dice “Periodista Titulado” y da derecho a la libre circulación de las ideas.
Los tontilandeses están encantados con el nuevo organismo.

-¡Mejor que la Inquisición! -, me decía uno de ellos-. ¡Mucho mejor, porque aquélla perseguía sólo la obra y éste persigue al autor! Periodista que no agrada a la Junta Calificadora, por más talentoso y honorable que sea, es privado del disco respectivo y queda fuera de la ley. Por la inversa, si usted cuenta con la Junta, aunque no haya director de diario que lo aguante ni lector que lo soporte, es declarado periodista de por vida… ¡Es una institución maravillosa!”
75 años después, o sea en estos días, el Colegio de Periodistas lanza una campaña con aires inquisitoriales contra la proliferación de escuelas de periodismo que seguramente habrían sacado chispas a la pluma de don Jenaro. “No seas un periodista frustrado” reza el afiche que parece inspirado en el cartel de la campaña presidencial de Jorge Alessandri, pero esta vez con un especie de a ‘usted no lo necesito’ El dedo inquisidor ahora está convertido en micrófono, esa encantadora simplificación tipo Panamtur de la labor del periodista.

Mas abajo agrega: “Responsablemente te informamos que un alto porcentaje de los 12.000 periodistas titulados que hay en Chile tienen trabajo precario”…
¿Son tan torpes los jóvenes, padres y apoderados de este país, usuarios del sistema universitario, como para que tengan que ser advertidos de ciertas realidades como si se tratara de aspartame o cualquier otra sustancia tóxica?

¿Es necesaria una campaña del terror porque las personas carecen de cualquier capacidad de discernimiento o porque hay ciertos derechos que cautelar?
Amenazando con las plagas de Egipto no se resuelve nada. Mas bien se barre la mugre bajo la alfombra y de paso se aseguran aquellos que tenemos el “disco de periodista” como decía Prieto, podemos dormir tranquilos.

Lo que la crónica de Prieto de 1931 pone sobre la mesa es que el ejercicio del periodismo por su propia naturaleza tiene distintos grados de tensión y de complejidad que malamente pueden ser despachadas con un par de datos presentados en forma alarmante. Es un oficio y una disciplina que merece una reflexión seria.

¿No debiera ser rol del colegio de periodistas crear grandes instancias de debate acerca de cuales son los desafíos que hoy vive el mundo de las comunicaciones (que no tienen que ver con los micrófonos arcaicos con que los grafican en los afiches)? ¿Cuáles son los atributos y competencias que se requieren para ello? Cuales son los nuevos escenarios y cuáles las raíces más profundas que deben sustentar una formación sólida?
Si hemos de creerle a Italo Calvino y un clásico es un autor que siempre habla a la actualidad, quiere decir entonces que Jenaro Prieto es un consumado clásico de nuestras letras solo que nos damos el pequeño gusto de no reconocerlo.

Yo al menos lo releo como tal y prefiero su voz provocativa y cuestionadora antes que las campañas del terror de estos días…

Etiquetas:

9 Comentarios:

Anonymous Carlos Valencia dijo...

Sin duda, la campaña del terror que hace el colegio es un error y, sin tener claridad sobre si existe relación entre una u otra cosa, hoy me entero que los puntajes captados por Periodismo en las universidades tradicionales de la región de Valparaíso descendieron en promedio 20 puntos. Pero la preocupación de fondo del Colegio, que es igual a la que expone Cecilia García Huidobro, es cómo pararse frente a una realidad de cambios drásticos, como nunca antes vio esta profesión.
Saludos
CV

1:53 p. m.  
Blogger Ricardo M. dijo...

Lo del "Colegio" no tiene nombre, sólo adjetivo: estupidez.

Estoy convencido de que en la historia sería difícil encontrar otra época más apasionante para estudiar comunicaciones o periodismo por las características y el potencial de la actual.

Saludos

10:47 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Apoyo la campaña del colegio de periodistas. Simple. Por fin alguien hace algo. Nada más. Se abrió el debate, enriquezcanlo, aporten y hagan lo que dicen que debería hacer el Colegio. Hasta ahora,sus comentarios y columnas, sólo muestran que quieren que más niños se matriculen en sus universidades. ¿Hijo del medio? Del medio universitario. Las pelotas

11:51 a. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

Sí hubiera un código en los blogs debiera ser nunca responder a un "anónimo", porque atenta con la lógica de la "posibilidad de expresarse" que tiene internet y facilita el camino para que las bravatas superen los comentarios interesados.

Pero como este tema es importante, no tengo problemas en responderle a "anónimo"

1.- Es evidente que si dirijo una Escuela de Periodismo el tema me interese y más obvio aún es que pretenda que los alumnos se matriculen en mi Escuela y no en otra.

2.-Nadie se opone a campañas en favor de mayor información, que permitirán potenciar las escuelas que hacen un trabajo serio y buscan que sus alumnos sean personas que se desarrollen en su profesión. La pregunta es por qué el Colegio de Periodista no hace eso, si es tan obvio. Creo que no lo hacen porque hay algunas escuelas que no quedarían muy bien paradas, especialmente una que está vínculada indirectamente al Presidente del Colegio.

3.- Es evidente que algunos futuros (o actuales) periodistas -imagino que "anónimo" cae en esta categoría- no quieren que haya más periodistas, porque la buena competencia los haría transpirar un poco màs, los obligarìa a perfeccionarse (qué aburrido!!!), necesitarían comprar libros y leerlos, tendrían que entender los caminos de internet (muchos trabajo!!!) y bajo este terrible escenario es mejor decir que el mercado està saturado y sumarse a la curiosa bandera del colegio de Periodista.

4.-"Anónimo" pide enriquecer la discusión y curiosamente no entrega ningún dato. Yo lo haré: hay varias Escuelas que muestran más de 90% de empleabilidad de sus egresados; hay muchas Escuelas que realizan encuestas laborales para definir sus progrmas y que reciben cifras muy diferentes a las aportadas por el Colegio de Periodistas; los sueldos promedios de muchos medios han auentado considerablemente en los últimos cinco años precisamente por la falta de buenos profesionales; Periodismo tiene un porcentaje de saturación que están aún por debajo del máximo que es la señal de alerta de un mercado que nada mal; Periodismo es una de las carreras más flexible...hace 10 años un 33% de los egresados trabajaba en diarios hoy apenas es un 8%, mientras la comunicación estrategia -que apenas era un 7% una década atràs- hoy aporta en 40% de los egresados de la carrea...todos datos que tenemos en la UDP. Además nadie sabe qué pasarà con internet.

5.-Periodismo es una carrera que está en un nivel de riesgo propio de una revolución. Y sin duda habrá que estar atento a los cambios, pero el Colegio de Periodista no tiene ni los estudios, ni los análisis, ni la legitimidad para hacer una campaña para erosionar la carrera. Que la haga para informar, perfecto...así "anónimo" podría aportar algo más que generalidades y pachotadas adolescentes.

Andrés

4:22 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Te das cuenta que nadie, teniendo decenas de alumnos, comenta en tu blog.

12:29 a. m.  
Anonymous Cecilia GH dijo...

El primer gran efecto de la campaña del terror del Colegio de periodistas: bajaron los puntajes de los alumnos que se matriculan en periodismo, en vez de incentivar a los mejores estudiantes a seguir esta profesión con el fin de mejorarla, se les ahuyenta...
Tontilandia en acción, ya lo dijo don Jenaro.

11:02 a. m.  
Anonymous Andrea T dijo...

A "Anónimo"
Quizás no hay ningún alumno que tenga algo que decir u opinar para escribirlo.
Y si cree que si tiene algo que aportar, no esta lo suficientemente convencido e informado como para poner su nombre.

10:15 p. m.  
Blogger Juan dijo...

No hay que ser un genio para darse cuenta del objetivo de la campana del Colegio de Periodistas. Pero cuando ya tienes 12 mil "profesionales" rebuscandoselas en los pocos medios de comunicacion chilenos, claro, puede resultar una medida paradojica, pero al menos destapa una realidad a la que nadie ha querido hacer frente, la de la irresponsabilidad del "mercado" educacional y sus autoridades con los adolescentes de Chile.
Por supuesto siempre habra chicos que quieran escribir, filmar, difundir sus ideas, pero para eso no es realmente ni necesario ir a una escuela de periodismo. Tal vez ese sea el gran tema "Es necesario tener todas estas escuelas de periodismo?"
Mi respuesta es no. Especialmente porque Periodismo no es algo que se aprenda en una escuela, se aprende trabajando, articulo tras articulo. Pero el problema es que trabajando hoy en Periodismo, debido a la gran oferta de "mano de obra" (deben haber mas periodistas que obreros de la construccion) resulta casi imposible sobrevivir o al menos tener un sueldo digno.
Yo soy egresado de periodismo de la Universidad de Chile, justo en la epoca cuando acababa el Gobierno Militar, y cuando comenzaban a multiplicarse las "escuelas" de periodismo.
Y la pregunta era la misma. Necesitamos 50 escuelas de periodismo? No. Con 4 habria mas que suficiente.

12:53 a. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

Juan

Nadie podría negar que haya muchso periodistas, el tema es que el paternalismo (o estatismo) que busca regular el ingreso de personas a las carreras, sólo provoca clanes, desvaloriza la profesión y genera grupo de mediocres dispuestos a no competir, no mejorar y no perfecccionarse.

Es mejor que el Estado exiga a requisitos necesarios para entrar en el sistema educacional y otros para permanecer en él. Pero los criterios de restingir la oferta, sólo llevarán a depreciar la profesión.

Lamentablemente creo que no tienen datos para corroborar tus afirmaciones. Pero si conversar con directores de medios te dirán que existe una escases de buenos profesionales y también podrás verificar el aumento de los sueldos en los medios escritos, especialmente en los diarios.

Sí la carrerar debe ser profesional o no...es un tema que no se resolverá pronto. De hecho, los medios no son capaces de recibir audidactas...necesitan gente preparada en manejar contenidos, que sepan de tecnología y que sepan hacer un trabajo que, como sabes, no se aprende en una práctica.

Pero son temas para la discusión.
A

5:05 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal