viernes, agosto 08, 2008

La idea es no mentir


Los Desafíos de la Libertad de Expresión, se llamó el panel que organizó hace un par de días TVN. Los expositores fueron Claudio Grossman, presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el rector de la UDP, Carlos Peña. Ambos, salvo por las diferencias que tienen frente al rol del mercado (absoluto) en el desarrollo de los medios de comunicación y la decisión (absoluta también) de emitir contenidos, que obviamente -y con justa razón- defendía Peña, la conversación tuvo pocos matices en lo esencial. Y, por cierto, en un tema como éste se agradece. Ambos coincidieron en la necesidad de despenalizar la difamación y la injuria, eliminar la figura del desacato y generar responsabilidades ulteriores equilibradas al daño. Peña se salió de lo jurídico y apeló a cuatro elementos que siempre acompañan negativamente a la libertad de expresión (causal, ético, político y jurídico) y que deliberadamente se reúnen en la obsesión por la verdad. Tanto en el discurso de los periodistas, como en las defensas corporativas de los que se sienten atacados por la "no verdad" de los medios. La verdad (como la objetividad) es un concepto que no se puede perder como horizonte, pero sería iluso, a estas alturas, no decir que es una suma de puntos de vista (o una suma de subjetividades compartida). Es evidente que la profesión no se puede medir sólo por el grado de verdad de sus medios, sino por la coherencia entre sus propósitos y sus contenidos. Sin embargo, el gran peligro está en la mentira deliberada y que no una actividad aislada. El siguiente artículo de El Mundo, muestra como Discovery Channel altera la realidad sólo por lograr un efectismo, que en este caso sólo causa un daño irremediable a una especie en peligro de extinción.

El horror que Discovery Channel coloca en los televisores estadounidenses todos los veranos se ha terminado. 'Shark Week' (La semana de los tiburones) concluyó el domingo, después de presentar el habitual festival de sangre y de destrucción que se atribuye a esos animales. Una acusación que es una estupidez tan grande como un tiburón ballena, porque en 2007, según la Universidad de Florida, solamente murió una persona en todo el mundo por un ataque de un tiburón.

Sólo como referencia: se estima que en el mismo período de tiempo, hubo 150 fallecidos en todo el mundo porque les cayó un coco en la cabeza. Así que los cocoteros son más peligrosos que los tiburones. ¿A qué espera Spielberg para hacer 'Cocotero', una película de horror sobre el peligro de esos árboles?
Y los seres humanos pescamos cada año entre 30 y 75 millones de escualos.
Evidentemente, eso no importa a Discovery Chanel, una de las cadenas de televisión más rentables del mundo. Este año, el narrador de 'Shark Week' fue, Les Stroud un especialista en series de supervivencia en la naturaleza. Un cierto avance, al menos, sobre la voz en off del año pasado: Richard Dreyfuss, uno de los protagonistas de 'Tiburón'.

Etiquetas:

3 Comentarios:

Blogger Newsoft Systems dijo...

Es inevitable recordar el documental sobre un mega-terremoto, que supuestamente afectaría la costa de Valparaíso y todo el revuelo que casó. Hasta se hizo un simulacro de terremoto que no fue más que una costosa "performance" escénica, con el patrocinio del gobierno y el auspicio de los contribuyentes. Hasta se planteó la abusurda idea de demandar a dicho canal por "daños y perjuicios morales", con el claro objetivo de conseguir fondos para tapar los enormes agujeros fiscales del municipio porteño.

Como individuos somos inteligentes. Como masa entramos en pánico, un concepto que lo tienen muy presente los medios, muchas veces utilizado a modo de propaganda económica o política.

Saludos

Newsoft Systems

3:28 p. m.  
Blogger Eduardo dijo...

Discovery Channel no es un noticiario!!! Creo que se mueve más por la curiosidad de la gente que supuestamente informar cuantos ataques de tiburones hay. ¿Por qué igualan hacer un documental sobre tiburones con mentir? La gente siente curiosidad por los tiburones y listo! Ok, más gente muere porque le cae un coco en la cabeza, pero si hacen un documental sobre "Cocoteros Asesinos" después va a haber algún periodista talibán alegando "al año muere mucha más gente por intoxicados por hongos! por qué denostan a los pobres cocos que son cortados y convertidos indiscriminadamente en piñas coladas en todo el mundo?".
CNN es un noticiario, ellos sí que no deben mentir. Discovery Channel es como ir al zoológico o al circo, donde voy a ver curiosidades.

11:23 a. m.  
Blogger andrés Azócar dijo...

Eduardo
Cuariosa respuesta. ç

El manejo de contenido no sólo tiene que ver con los medios de comunicación. Al menos, eso creo yo. No me considero un talibán y estoy lejos de serlo. Me encanta que haya gente que no estudió periodismo generando contenidos y me encanta la competencia. Pero es evidente que todos (incluso Jon Stewart) tienen responsabilidades con el contenido que emiten, salvo que se decidan por hacer Rambo o Toy Story.

Lo importante, a mi parecer, es no esconder la burla junto con los hecho. Si Discovery dice que se encontraron pigmeos de un centímetro en el Congo, nadie lo creerá...nadie con algo de inteligencia. Pero si dicen que los tiburones asesinan tanto como en la película de Spielberg (sin decir que no es así) es mentir deliberadamente.

Los documentales también tienen ciertos códigos que deben seguir. O al menos decir que es una farsa. Lamentablemente los tiburones no puede pedir una rectificación a la estación. Para eso estamos los "talibanes".

12:13 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal