domingo, julio 05, 2009

El porqué The Economist es un éxito


The Economist es una rareza en todo sentido. Mientras hoy todos se revuelcan buscando una salida "económica" a los medios (¿vender premium con productos no-premium?), la revista inglesa sigue siendo un ejemplo. Es una rareza, porque apenas "entiende de internet": en un tiempo cobró por contenidos, por desidia no pudo registrar theeconomist como URL, apenas tiene 700 mil visitas únicas mensuales (Time tiene 4 millones) y su sitio no es linkeado ni por el Huffington Post. El papel es su fortaleza. El año pasado la publicidad del The Economist aumentó en un 25%, vende 800 mil ejemplares sólo en EE.UU. y su situación es, por lejos, mejor que la mayoría de sus competidores. La fórmula es (o parece ser) contenido de calidad, capacidad de anticipación (anunció la crisis con dos años de antelación) y su poca vergüenza de ofrecer soluciones a los políticos e instituciones. Pero sin duda, su independencia de juicio y la capacidad de recoger temas afines a su audiencia es aún más importante. "La información que entrega The Economist está disponible para todos, pero para encontrarla se requieren 20 horas de navegación en Google", dice el artículo de The Atlantic, que alaba la capacidad de la revista para generar información inteligente y de esa forma no dejar de ser una necesidad en medio de un mundo "hostil". Mientras el tema del pago por contenido volvió (por enésima vez) a la agenda internacional, lo que se extraña en la discusión son soluciones y puntos de vista nuevos. Porque más allá del nuevo modelo de pago, lo primero que se necesita es generar contenido (noticias o información) de calidad para luego "venderlo".
Newsweek’s recent decision to get out of the news-digesting business and reposition itself as a high-end magazine selling in-depth commentary and reportage follows Time magazine’s emergency retrenchment along similar lines. It accelerates a process by which the 76-year-old weekly will purposely reduce its circulation from 2.7 million to a bit more than half of that. (Its circulation was nearly 3.5 million in 1988.) Likewise, Time’s circulation, which 20 years ago was close to 5 million, is now at 3.4 million. Both newsweeklies are seeking to avoid the fate of U.S. News & World Report, which after years (decades?) of semi-relevance gave up on the idea of weekly publication entirely.
These tactical retreats by Newsweek and Time are brave stabs at relevance in a changing media environment. They’re also a decade late.

In the digital age, with its overabundance of information, the modern newsweekly is in a particularly poignant position. Designed nearly a century ago to be all things to all people, it Chaplin-esquely tries to straddle thousands of rapidly fragmenting micro-niches, a mainframe in an iTouch world. The audience it was created to serve—middlebrow; curious, but not too curious; engaged, but only to a point—no longer exists. Newsweeklies were intended to be counterprogramming to newspapers, back when we were drowning in newsprint and needed a digest to redact that vast inflow of dead-tree objectivity. Now, in response to accelerating news cycles, the newspapers have effectively become newsweekly-style digests themselves, resorting to muddy “news analysis” now that the actual news has hit us on multiple platforms before we even open our front door in the morning.
La situación de los grupos editoriales
Alpha Media Group: Blender—March (Online only)—Down 30.6
Hearst: CosmoGirl—December-January (Online only)—Down 10.9 percent
Condé Nast: Domino—January (Shuttered)—Down 4.1 percent
Hallmark Cards: Hallmark Magazine—February-March (Shuttered)—Up 11 percent
Condé Nast: Portfolio—May (Online only)—Up 2 percent
Hearst: Oprah At Home—January (Shuttered)—Ad page numbers not available
Ziff Davis: PC Magazine—January (Online only)—0 Billboard: Radio & Records—June (Shuttered)—Ad page numbers not available
American Express: Travel + Leisure Golf—March-April (Website still live, but inactive)—Down 13.9 percent
Wicks Media Group: Vibe—June (Possibly online only—stay tuned)—Down 17.7 percent

2 Comentarios:

Anonymous Tomás Moreno dijo...

Estimado sr. Azocar:

A mí me llama mucho la atención como El Mercurio suele citar artículos de The Economist como noticias importantes o reproduce completamente sus afamadas columnas, pero en las materias que distinguen a The Economist como el medio más liberal de los liberales, El Mercurio guarda silencio.

Como por ejemplo que la editorial promueve que se regularicen los mercados de las drogas y prostitución.

Me encanta como The Economist aplica la racionalidad antes que todo y al mismo tiempo me carga como El Mercurio es capaz de tergiversalo al momento de defender sus añejos valores morales.

Ojalá The Economist se actualice luego a la Internet y haya un mayor acceso en línea a sus contenidos... por mientras, seguiré llendo al American Corner para leerlo.

2:30 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

The Economist tiene todos sus contenidos accesibles gratuitamente hasta con un año de antigüedad. Sus suscriptores pueden acceder a un archivo de noticias de hasta 10 años.

12:48 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal