martes, agosto 07, 2007

La TV y la cultura por Valerio Fuenzalida


Una de las principales conclusiones del Congreso sobre Televisión Cultural realizado por la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano y la Escuela de Periodismo de la UDP, fue que las discusiones sobre la TV Digital recién comienzas, sus alcances no están claros y es un problema regional. Evidentemente este análisis parte de la base que quizás el fin de lo analógico, signifique el fin de la supremacía de la entretención por sobre la cultura, o de las dictaduras del rating y todos sus "maleficios". Sin embargo, lo más interesante del Congreso que organizó la FNPI es que no se discutió sobre la base de dogmas: es decir, el desafío para el mundo cultural es tan poderoso como el que le espera a los medios en general. Simplemente se habló de posibilidades, de los caminos que abre una nueva televisión, con más señales, para las minorías que buscan otros activos en la pantalla. En el siguiente texto, el investigador Valerio Fuenzalida desglosa la actual situación de la "cultura" en la televisión: lo que vemos, lo que dejamos de ver y lo que veríamos con un poco de esfuerzo.


Por Valerio Fuenzalida
Quiero comenzar con una nota previa: en noviembre del 2005, el Ministerio chileno de la Cultura realizó un Seminario internacional que luego se ha publicado en un libro bajo el nombre de Cultura y Televisión. Arte, Identidad, y Mercado: una relación posible. Editorial LOM. Santiago. 2007.
En mi presentación en ese evento destaqué dos hechos, que deseo recordar como contexto necesario. Primero, la TV en general ha introducido un cambio en el concepto de cultura heredado de la Ilustración. Hice notar que la TV recibida en el Hogar tiene un fuerte impacto cultural en lo que se llama la Cultura de la Vida Cotidiana: esto es, la revalorización del espacio-tiempo privado en el hogar y el reaprecio de la calidad de esa vida cotidiana.
La investigación de la recepción televisiva muestra que, como consecuencia de lo anterior, las expectativas formativas y educativas de las audiencias a ser satisfechas por la TV abierta, tienen que ver no tanto con la escuela y la alta cultura ilustrada sino con mejorar la calidad de vida cotidiana. Esta expectativa es muy intensa en la mayoría de la empobrecida audiencia latinoamericana.
Como respuesta a ese reaprecio por la calidad de vida en el hogar, en TV cable aparecen canales llamados de “estilos de vida”, como People+Arts, Gourmet, Discovery Home & Helth, Utilísima, Food & Wine, y muchos otros.

Quienes disfrutamos de la alta cultura ilustrada debemos ser sensibles a la legítima ampliación del concepto del cultura.

En segundo lugar, es necesario investigar el tema de TV y economía de la cultura. La relación TV y Cultura no solo ocurre porque las obras y actores culturales aparecen en la pantalla, sino también ocurre porque la industria televisiva proporciona recursos a los creadores; recursos que pueden, en parte, ser reinvertidos según sus propios intereses culturales.

Yo he formulado la hipótesis estimativa que los actores santiaguinos de Teatro en conjunto reciben entre 5-10 millones de dólares anuales traspasados como honorarios desde la TV. Me consta que algunos de esos actores dedican parte de esos ingresos al montaje y experimentación con obras de teatro en salas. Mi hipótesis es que está ocurriendo un traspaso económico muy invisible y no cuantificado, el cual estaría también contribuyendo a sustentar el amplio florecimiento del teatro de salas en Santiago. Si se verificaran estos datos aparecerían inéditos y valiosos circuitos virtuosos de apoyo desde la industria cultural de la TV hacia el Teatro y otras áreas culturales.

Dejo señalada esta advertencia contextual y abordo los bienes de la Alta Cultura y la TV, que me parece es nuestro tema

1. Cuatro géneros culturales aparecen en la TV abierta chilena

Una mirada breve a los programas culturales que aparecen más constantemente en la TV chilena muestra que ellos se pueden agrupar en cuatro grandes géneros.

a) Aparece una preeminencia de la cartelera cultural: en los noticiarios, y en algunos magazines de compañía, especialmente por las mañanas. Es la cartelera que anuncia a la audiencia la actualidad de los espectáculos por aparecer.

b) También existe un segundo grupo de programas especializados, habitualmente en géneros como Magazines culturales de actualidad, y algunos segmentados en diferentes áreas – literatura, plástica, artes visuales, etc. En este seminario ya se ha mencionado algunos de ellos, como “El Show de los libros”, “La belleza de pensar”, “Bellavista 0990, “Cine Video”, “Coyote”, “La Hora 25”, y otros.

c) En tercer lugar hay algunos espacios en el género de documentales. Entre ellos, “La Cultura Entretenida” en TVN, probablemente el espacio más prolongado en el tiempo; pero también el espacio “Fragmentos” con realizadores chilenos de documentales; y algunos documentales o reportajes antropológicos, que han tenido larga presencia en pantallas chilenas: “Tierra Adentro”, “Frutos del país, “Flor de país”.

d) Finalmente, en tanto géneros hay que mencionar las recientes series históricas: “Héroes” en canal 13, y miniseries como “Epopeya” en TVN.

2. Carencias en Chile de tres géneros

Es también posible constatar la ausencia de algunos géneros programados de modo habitual

a) Espectáculos y eventos culturales emitidos en vivo. Quiero solo mencionar esta ausencia, que se ha ido acentuando a partir de la década de los ’90. Y también solo quiero anotar que existe mucha discusión acerca de lo semióticamente apropiado de transmitir estos géneros; como conciertos de música docta en vivo – dado que por su visualidad abstracta (emitida originalmente a grupos en salas especialmente acondicionadas a la recepción presencial) es muy complejo de ser comunicada electrónicamente y sin contacto psico-físico directo. También se discute que el Teatro dramático se comunica muy deficientemente por TV, ya que su intensidad requiere presencia del público; de ahí la preferencia de la TV por la comedia. La TV – especialmente el cable - transmite algo más de espectáculos en las artes de ópera y ballet, cuya mayor riqueza visual y dinamismo se adapta mejor a la TV.

b) otro género de gran carencia en la TV chilena está constituido por biografías de creadores e intérpretes, especialmente de artistas chilenos, sean documentales o biografías ficcionalizadas; en el cable encontramos este género en programas como “Artistas Plásticos” (pintura y escultura); “Grandes escritores”, ambos en Film & Arts, y dedicado a grandes artistas, en particular de países europeos.

c) en tercer lugar quiero destacar la carencia del género de documentales culturales en profundidad, que exploran una obra o un artista en profundidad y con diferentes perspectivas de interpretación estética; programas como “La Vida privada de las obras famosas” (BBC); “El poder el Arte”, ambos también en Film & Arts

3. La mayor presencia de estos nuevos géneros requieren de nuevas condiciones en producción y emisión

La mayor presencia de estos géneros, especialmente de los dos últimos, requiere de importantes cambios en las condiciones de producción y emisión.

3.1. Condiciones de producción

La mayor presencia de estos géneros demanda nuevas exigencias para su producción.

Estos nuevos géneros requieren alta capacidad de producción ejecutivo-artística; involucra la capacidad de coordinar ejecutivamente a Museos y Fundaciones, Galerías de Arte, en asociación con canales de TV.

A menudo tras estos programas se requiere una vigorosa personalidad convocante, a nivel ejecutivo y a veces como presentador en pantalla; en este encuentro, ya se ha mencionado a nuestros Cristian Warnken, Antonio Skármeta, Augusto Góngora.

Estos géneros implican nuevas formas de circulación para creaciones de la industria televisiva: DVD, libros, revistas, venta de reproducciones, etc.

Finalmente menciono la capacidad de convocar conocimientos altamente especializados – (con la duda si los hay disponibles); con variedad de puntos de vistas; estos géneros son altamente demandantes en madurez estética, y nuestro pequeño mundo artístico cultural todavía no logra superar tanto la “beatería” biográfica como la envidia entre creadores.

3.2. Condiciones de emisión: canales segmentados de emisión

Por su público segmentado, los nuevos géneros de programas culturales aparecen emitidos habitualmente por la TV cable; y ahí, exitosa o precariamente, están ARTV y Canal 13 cable, de productoras chilenas; y Film & Arts, de Pramer en Argentina.

Es interesante destacar que gran parte de los géneros programados regularmente provienen de dos grandes agencias distribuidoras internacionales: la BBC y la alemana Transtel. La creación iberoamericana no logra ser distribuida, y brilla por su ausencia.

Si no hay un cambio profundo en la emisión televisiva, veo muy difícil un enriquecimiento sustantivo de la oferta cultural. Los nuevos géneros no aparecerán en pantalla por deseos o por voluntarismo.

La TV digital ofrece una oportunidad: pienso que TVN – la estación pública chilena - debería operar en régimen de canal multioperador y ofrecer una señal pública cultural con tecnología digital terrestre abierta y nacional.

Si no hay un cambio hacia una oferta especializada con una señal segmentada en TV digital, la presencia cultural en TV seguirá poca, concentrada en algunos géneros, y con ausencia de otros importantes géneros culturales.

La emisión segmentada genera demanda por producción de nuevos géneros culturales, y esa oferta genera públicos fidelizados.

Esta aspiración por un canal digital, especializado en contenidos culturales en TVN, me gustaría verla encabezada por nuestro Ministerio de Cultura.

Etiquetas:

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

bofill

4:00 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal