martes, septiembre 23, 2008

Las deudas del Periodismo Económico

"Tenemos el coraje de estar al lado de los poderosos", decía irónicamente un gran periodista chileno, cada vez que comenzaban las presiones de las empresas para intentar cambiar el giro de algunos artículos. Sin duda que la principal crítica (en este caso incluye la autocrítica) al periodismo económico es que su cobertura está más cerca del glamour empresarial que de la investigación. El último fallo de la SVS sobre el (mal) uso de información privilegiada fue un hecho que mostró esta debilidad. Hace un tiempo que se conocía de estas prácticas, pero sólo fue un fallo de un organismo regulador el que alertó al periodismo. La fuerte crisis financiera global, puso al periodismo económico estadounidense, epicentro del desastre, en tela de juicio. Tal como en muchos países, dice el interesante artículo del Columbia Journalist Review, medios importantes de EE.UU. no cubrieron hechos de evidente corrupción en Wall Street y sólo comenzaron a reaccionar cuando la tormenta Subprime presagiaba el huracán financiero que se levantó la semana pasada. De hecho, una vez que la crisis se hizo evidente, los medios estadounidenses han obligado a sus periodistas a evitar palabras que alienten el temor, por el alto nivel de riesgo en que se encuentra la economía de ese país. Es obvio, que la cobertura de temas económicos es delicada, necesita de matices y no de francotiradores. Pero también parece necesario, que las virtudes de la investigación y el punto de vista crítico (y no sólo de la farándula empresarial) se consoliden en el periodismo económico. Finalmente, es el contenido el que manda y el que atrae lectores.

Por Dean Starkman
“Mr. Howard made it clear to the mortgage broker that he could not read or write, but his loan application erroneously claimed he had had 16 years of education.” —Center for Responsible Lending report, “IndyMac: What Went Wrong?” June 30, 2008
“That was your homework—to watch Boiler Room.”—Lisa Taylor, Ameriquest loan agent, quoted in the Los Angeles Times, February 4, 2005.

“It was unbelievable. We almost couldn’t produce enough to keep the appetite of the investors happy. More people wanted bonds than we could actually produce.” —Mike Francis, executive director, residential mortgage trading desk, Morgan Stanley, quoted in “The Giant Pool of Money,” This American Life, May 9, 2008.

The nation’s business press at this point must be feeling a bit like the London fire department during the Blitz, scrambling from one financial emergency to the next—a Wall Street pillar collapses here, a bank seized there—each calamity more complex and dangerous than the one before, day after day, week after week.

No sooner had the ink dried on inside-the-boardroom accounts of Bear Stearns’s collapse—in The Wall Street Journal, Fortune, even, for some reason, in comic-book form in Condé Nast Portfolio—when a new series of bank write-offs threatened the global financial system—Whoops, there goes Iceland! (See: Subprime Wave Sweeps Over Iceland, The Associated Press, April 7, 2008); venerable Lehman Brothers became a running emergency, and it was followed swiftly by crisis at Fannie Mae and Freddie Mac, the twin pillars of the U.S. mortgage market. In this environment, the second-largest bank failure in U.S. history—the discovery of IndyMac’s corpse in July—barely caused a ripple in the zeitgeist. In the face of global meltdown, what’s a few hysterical depositors running around Pasadena?

Etiquetas:

2 Comentarios:

Blogger Alvaro dijo...

En general el periodismo económico es bastante lamentable, sobre todo porque se nota, en el caso de medios chilenos, que quienes hablan no saben mucho de lo que hablan, o bien hablan desde su experiencia ("uy la inflación, fui a comprar y estaba todo tan caro" y cosas por el estilo). O sea, el problema parte de lo más básico.

Lo que más me molesta no es que no sepan de economía, sino que muestren nulo interés en el tema. Dos ejemplos con el famoso tema de la bencina.

Por un lado, son varios quienes señalan que el gobierno gana más con el petroleo más alto porque recauda más impuestos, olvidando que de los dos impuestos que recauda, el primero (específico) es fijo por unidad de volumen y el segundo (IVA) si bien sube cuando sube el precio, se deja de recaudar por los bienes que debo dejar de consumir para comprar la bencina más cara. De este tema terminé reventado de escuchar a Matías del Río dando cátedra durante mucho tiempo al respecto y, pese a los correos que desinteresadamente le enviaba para hacerle notar lo incompleto de su argumento, nunca recibí acuse de recibo ni menos lo escuché rectificar.

Por otro lado, cuando señalan que "no es posible que la bencina siga subiendo cuando el petróleo está cayendo", se nota que no reportean o no les interesa: en chile hay un fondo de estabilización del petroleo que cuando el precio de la gasolina está sobre la banda cobran el techo de la banda y cuando está por debajo cobra el piso de la banda (y esta información está disponible en el sitio de la CNE). En el caso de la gasolina, este considera el promedio de las últimas 52 semanas del precio del petróleo WTI (West Texas Intermediate), el precio del dolar (pues el precio del barril es en dolares), la refinación y otras cosas... entonces, vamos razonando: si el precio del petróleo está cayendo pero está más alto que hace 52 semanas, el promedio SUBE y por lo tanto, dado que todavía estamos sobre la banda, el precio sube. Así de simple, así de fácil. (Ah, mientras el precio del petróleo siga sobre US$ 100 la bencina no tiene para cuando bajar)

A veces parece que es mejor o más fácil ser polémico y desinformar que hacer el esfuerzo de preguntar y entender. Eso es lo que molesta.

si me desvié del tema original (como los medios no cubren el tema económico) pido disculpas, pero como consumidor de medios y como alguien con cierto conocimiento de economía, creo que es importante señalar que no solo se cubre poco, sino que muchas veces se cubre mal.

saludos,

Alvaro

12:31 p. m.  
Anonymous Rosa J.C. dijo...

Prefiero cuando se llaman a las cosas por su nombre.

6:22 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal